Plantas tradicionales que involucran el sistema endocannabinoide y su potencial medicinal

Por Abha Gupta

Abha es licenciada en ciencias en estudios ambientales por la Universidad de Cornell y, a continuación, participó en proyectos agrícolas locales. Dirigió una granja de hortalizas orgánicas, creó un programa de educación agrícola para jóvenes, administró un mercado de agricultores y escribió artículos para el Programa Cornell Small Farms. Después, realizó un máster en ciencias en horticultura en la Universidad Estatal de Oregón. Después de realizar el máster, Abha trabajó para los Servicios de Extensión de la Universidad de Vermont, donde dirigió el programa de investigación del cáñamo, investigó cultivos especializados, cultivos de cobertura y manipulación de nutrientes y brindó servicios de divulgación que incluyeron conferencias, talleres y materiales educativos para la comunidad agrícola.

Abha creció en el estado de Nueva York, vivió en Oregón y actualmente vive en Vermont. Le gusta el senderismo, esquiar, bucear y, por lo general, pasar tiempo en la naturaleza. También le gusta la cerámica, el yoga, acudir a conciertos de música en vivo y viajar.

Por Geary Coogler

Graduado en la Escuela de Agricultura de la Universidad de Texas A & M con una licenciatura en Horticultura/Floricultura, Geary tiene más de 30 años de experiencia en la industria de la agricultura, con los últimos 14 años en el sector de cultivo de interior. Su experiencia va desde el desarrollo de negocios a la investigación. Actualmente trabaja como ingeniero agrícola cumpliendo varias funciones, desde asesoría y reglamentación hasta técnica y escritura. Geary es miembro de la Sociedad Americana de Horticultores y de la Internacional, y de la Asociación Horticultural Americana. Cuando no está trabajando, Geary sirve a su comunidad como bombero voluntario, disfruta del aire libre y se atreve con el bricolaje. Originario del sur de los EE.UU., Geary ahora hace su hogar en las Green Mountains de Vermont.

Los medicamentos de origen vegetal han sido parte integral de la supervivencia humana y siguen siendo un activo esencial y venerado para la salud y el bienestar. A nivel mundial, la Organización Mundial de la Salud estima que aproximadamente el 80 % de la población en los países en desarrollo dependen de medicamentos tradicionales de origen vegetal. El uso de la planta de cannabis en medicina, ceremonias religiosas y como ocio se remonta a hace 5000 años. Aunque actualmente existe controversia alrededor de la planta, los científicos han trabajado para obtener conocimientos técnicos sobre las propiedades bioquímicas y medicinales de la planta.

El sistema endocannabinoide (SEC)

Entre los años 1930 y 1960 se identificaron varios compuestos químicos impactantes, llamados cannabinoides, dentro de la planta de cannabis, incluidos delta-9 tetrahidrocannabinol (THC), cannabidiol (CBD), cannabigerol (CBG), cannabicromeno (CBC), cannabidivarina (CBDV), y tetrahidrocannabivarina (THCV). Entre 1988 y 1992, se produjo otro avance con la identificación de los receptores de cannabinoides en mamíferos, conocidos como CB1 y CB2. Los cannabinoides se acoplan a estos receptores que luego inducen una respuesta corporal. Una vez que se descubrieron los receptores de cannabinoides, se dio importancia a establecer si los tejidos de los mamíferos también producen sustancias para activar los receptores o si estos receptores solo son un objetivo de cannabinoides sintéticos y derivados de plantas.

Plantas tradicionales que involucran el sistema endocannabinoide y su potencial medicinal
Anandamida

En 1992, se descubrió el primer cannabinoide producido en mamíferos, la araquidonoiletanolamida y recibió el nombre de anandamida por "ananda", la palabra en sánscrito para "felicidad". La anandamida se sintetiza en áreas del cerebro utilizadas para la memoria, la motivación, los procesos de pensamiento superior y el control del movimiento. También desempeña un papel importante en el dolor, el apetito, la fertilidad y la mitigación de las células cancerosas. Los receptores de proteínas cannabinoides, CB1 y CB2, junto con los cannabinoides producidos en los mamíferos, conforman lo que ahora se conoce como el sistema endocannabinoide (ECS).

Plantas tradicionales que involucran el sistema endocannabinoide y su potencial medicinal

Estos descubrimientos llevan a la clasificación de los tipos de cannabinoides que interaccionan con la ECS y a una mayor comprensión de los tipos de respuestas inducidas por la activación de los receptores CB1 y CB2. Hay más de 100 cannabinoides diferentes. Los cannabinoides exógenos son producidos fuera del cuerpo de los mamíferos por plantas o son diseñados sintéticamente por químicos. Los cannabinoides exógenos incluyen fitocannabinoides, que son derivados de plantas e incluyen los compuestos conocidos popularmente THC y CBD. Los cannabinoides endógenos, también conocidos como endocannabinoides, son producidos por el cuerpo, se autorregulan e incluyen anandamida y otras N-aciletanolaminas (NAE).

Plantas tradicionales que involucran el sistema endocannabinoide y su potencial medicinal

Los cannabinoides interaccionan con los dos receptores de proteínas, CB1 y CB2. Estos receptores se encuentran en todo el cuerpo humano. Los receptores CB1 se expresan más densamente en el sistema nervioso central, pero también lo son en todo el cuerpo. El receptor CB1 induce las respuestas psicoactivas de los cannabinoides, el más conocido es el THC. Los receptores CB2 se encuentran en el sistema nervioso, el sistema inmunológico y el sistema gastrointestinal. Ambos receptores también se encuentran en los órganos, glándulas, células musculares, células grasas y células inmunes, siendo más numerosos que cualquier otro sistema receptor. Los investigadores creen que posiblemente haya un tercer receptor de cannabinoides.

Dado que el ECS involucra y afecta al cuerpo en formas potencialmente terapéuticas, los investigadores han estado investigando cómo abordar aspectos clave del sistema para tratar una amplia gama de enfermedades y afecciones patológicas. Algunas de las enfermedades y afecciones en el punto de mira van desde trastornos del estado de ánimo y ansiedad, trastornos neurodegenerativos como el Parkinson, la enfermedad de Huntington y el Alzheimer, convulsiones, dolor neuropático, esclerosis múltiple, lesión de la médula espinal, cáncer, enfermedad cardiovascular, derrame cerebral, hipertensión, obesidad / síndrome metabólico, glaucoma, trastornos reproductivos y osteoporosis.

Un impedimento para el desarrollo de medicamentos cannabinoides ha sido las propiedades psicoactivas socialmente inaceptables de los compuestos sintéticos o derivados de plantas que desencadenan el receptor CB1. Sin embargo, este problema no se presenta cuando el tratamiento se combina con un antagonista del receptor CB1, que activa el "interruptor de apagado" en el receptor CB1. Otra técnica posible para evitar el aspecto psicológico del ECS es mejorar el metabolismo de los endocannabinoides, ya que ya son producidos por el cuerpo humano.

Plantas relacionadas con el ECS

Con la creciente atención en utilizar el ECS con fines medicinales, los investigadores han estado investigando diversas plantas relacionadas con el ECS. Muchas de estas plantas ya se han usado tradicionalmente e incluyen cacao (Theobroma cacao), pimienta negra (Piper nigrum), lúpulo (Humulus lupulus), helicriso (Helichrysum umbraculigerum), margarita eléctrica / hierba de los dientes (Acmella oleracea), flor cónica (Echinacea spp. ) y hepática (Radula marginata y perrottetii). Estas plantas se han utilizado como medicamentos tradicionales, siguen siendo un gran recurso para gran parte de la población mundial y pueden tener potencial para aplicaciones médicas avanzadas.

Plantas tradicionales que involucran el sistema endocannabinoide y su potencial medicinal

El chocolate se ha apreciado como elevador del estado de ánimo, antioxidante, estimulante y afrodisíaco y se consumió por primera vez hace 2000-4000 años en Mesoamérica. El cacao se puede cultivar en las regiones tropicales alrededor del ecuador y el 70 % de los granos de cacao del mundo procede Costa de Marfil, Ghana, Nigeria y Camerún.

El cacao contiene anandamida y otras NAE que se unen directamente a los receptores de cannabinoides. Sin embargo, su efecto parece limitado, ya que estos compuestos no sobreviven al paso a través del sistema digestivo y generalmente están en cantidades bajas en los productos de chocolate. El cacao también contiene un ácido graso que incide indirectamente en el ECS al prevenir la descomposición de la anandamida producida de forma natural en el cerebro.

Este mecanismo indirecto para aumentar los niveles de anandamida está relativamente aceptado por tener un efecto sobre el cuerpo y puede contribuir a las propiedades hedónicas del chocolate. Todas las personas se ven clara y fuertemente atraída por el cacao, lo que contribuye a una industria del chocolate d 83,2 mil millones de dólares.

Beta cariofileno: Pimienta negra, lúpulo, helicriso y muchas plantas

La pimienta negra, el lúpulo, el helicriso, el orégano, la canela, la zanahoria, la albahaca, el clavo, la lavanda y el romero contienen un terpeno llamado beta-cariofileno, que se encuentra entre los componentes más abundantes del aceite esencial de plantas. Los terpenos son una clase abundante y diversa de compuestos orgánicos producidos por muchas plantas. A menudo tienen un olor fuerte, son responsables de las especias y pueden servir como protección para plantas.

Plantas tradicionales que involucran el sistema endocannabinoide y su potencial medicinal

El terpeno beta-cariofileno se une selectivamente al receptor CB2 y también se encuentra en el cannabis. Un estudio realizado en 2012 demostró que el beta-cariofileno específicamente podría ser útil para la disfunción renal y la inflamación renal. El beta-cariofileno está aprobado por la Food and Drug Administration de EE. UU. como aditivo alimentario y se usa en la industria cosmética. Si bien este terpeno existe en una amplia gama de plantas, la pimienta negra, el lúpulo y el helicriso son las plantas que han recibido mayor atención y en las que se centra este texto.

Plantas tradicionales que involucran el sistema endocannabinoide y su potencial medicinal

La pimienta negra es originaria de la actual Kerala, India, y su uso se remonta a hace 2000 años. La pimienta se ha utilizado tradicionalmente en diferentes cultivos por sus propiedades medicinales, como antirreumático, antiinflamatorio, antibacteriano, analgésico y antifúngico. La pimienta negra se cultiva ampliamente en la India y en otras partes de las regiones tropicales, siendo Vietnam como el mayor productor de pimienta del mundo, que suministra el 39 % de la cosecha mundial.

El beta-cariofileno en pimienta reduce la inflamación, ayuda a la digestión y alivia la artritis. La pimienta también contiene el ácido graso, guineensina, que previene la absorción de endocannabinoides, ayudando efectivamente en su uso para reducir la inflamación y aliviar el dolor. La pimienta se ha considerado un artículo de lujo durante gran parte de la historia, que solo los muy ricos podían permitirse, lo que lleva a la frase holandesa "pimienta cara" y la frase húngara, "el precio de una pimienta", que viene a significar que tiene un valor extraordinario.

Si bien hoy en día se puede acceder fácilmente a la pimienta común, sus propiedades medicinales siguen siendo muy apreciadas y requeridas en los entornos tradicionales.

Al igual que la pimienta, el lúpulo contiene beta cariofileno, que ayuda con los efectos antiinflamatorios y analgésicos. La primera evidencia de lúpulos se encontró en Egipto, que data de hace 2000 años. Los lúpulos se cultivaron por primera vez entre los años 700 y 1000 en Alemania y ganaron popularidad como ingrediente en la cerveza debido a sus propiedades antibacterianas que combaten los microorganismos menos deseables y, por lo tanto, mejoran el sabor. Además, la cerveza con lúpulo tenía menos probabilidades de estropearse en comparación con la mezcla de hierbas alternativa de diente de león, raíz de bardana, caléndula, hiedra y otras plantas.

Plantas tradicionales que involucran el sistema endocannabinoide y su potencial medicinal

Los lúpulos prefieren un clima templado y actualmente Estados Unidos y Alemania son sus mayores productores. Algunos lúpulos se han cultivado para que contengan niveles altos niveles de CBD de CBD. El CBD tiene poca afinidad de unión a los receptores de cannabinoides, sin embargo, retrasa la recaptación de los endocannabinoides, como la anandamida y la adenosina. Además, el CBD activa los receptores de serotonina, lo que induce un efecto ansiolítico, activa los receptores que median en la percepción del dolor y puede tener efectos anticancerosos.

Tradicionalmente, el lúpulo se ha utilizado como ayuda para dormir y para combatir la ansiedad, a menudo en forma de té o tintura, y se conoce como antioxidante, antiviral y antiinflamatorio. Los posibles usos farmacéuticos para el lúpulo incluyen la expansión de sus propiedades medicinales tradicionalmente conocidas y su uso como fitoestrógeno, anticancerosos o tratamiento para los síntomas de la diabetes.

Plantas tradicionales que involucran el sistema endocannabinoide y su potencial medicinal

La planta de flores amarillas, helicriso, también contiene el terpeno beta cariofileno. El nombre helicriso procede del griego, helios para sol y chrysos, para oro, que representan las brillantes flores amarillas de este género. Las especies de Helichrysum están muy extendidas y crecen en Eurasia, África y Australia. La planta se ha utilizado como estabilizador del estado de ánimo, antidepresivo, antiinflamatorio, diurético y para curar heridas, infecciones y psoriasis. La planta contiene cannabigerol (CBG), que es un precursor de los cannabinoides activos en cannabis, THC, CBD y cannabicromeno (CBC).

Alquilamidas: hierba de los dientes y Echinacea

Plantas tradicionales que involucran el sistema endocannabinoide y su potencial medicinal

Las alquilamidas son compuestos que son estructuralmente similares a los endocannabinoides ya producidos por los mamíferos. Las alquilamidas son los principales aislamientos de la planta, la margarita eléctrica, también conocida como hierba de los dientes y activan efectivamente el receptor CB2.

La hierba de los dientes es una planta pequeña, con flores, nativa de Brasil, crece en una amplia gama de ambientes templados, y se conoce bien por sus usos medicinales. Sus flores y hojas tienen un sabor acre que crea una sensación de hormigueo o adormecimiento. La hierba de los dientes también se cultiva como decorativa.

Toda la planta puede usarse con fines medicinales y contiene propiedades antibacterianas, antipalúdicas y antifúngicas. Se ha utilizado en diversos tratamientos y aplicaciones, incluidos dolores de muelas, fiebre, dolor musculoesquelético, rigidez articular, inflamación, gripe, tos, tuberculosis, enfermedades de la piel, anestésicos, problemas digestivos y como agente antiarrugas en el cuidado de la belleza.

Plantas tradicionales que involucran el sistema endocannabinoide y su potencial medicinal

Las alquilamidas también se encuentran en plantas del género Echinacea. Los remedios de hierbas con equinácea (flor cónica) se usan popularmente hoy en día, pero su historial de uso es relativamente corto. El uso de la equinácea data de la década de 1700, cuando los nativos americanos en América del Norte utilizaban la planta para heridas, quemaduras, picaduras de insectos, dolor de muelas, infecciones de garganta, dolor y calambres.

Más recientemente, los extractos se han utilizado en medicamentos a base de hierbas para infecciones respiratorias superiores, indigestión, TDAH, síndrome de fatiga crónica, migrañas, dolor crónico e infecciones del tracto urinario. Las alquilamidas en la equinácea son capaces de activar el receptor CB2 y mejorar el transporte y la degradación de los endocannabinoides. Como tal, se ha sugerido que los compuestos cannabimiméticos de la equinácea tienen potencial como antiinflamatorio y como inmunomodulador.

La planta menos conocida, hepática, también se está relacionada con el ECS por diversos medios. Los maoríes de Nueva Zelanda han estado utilizando la hepática durante siglos para tratar las anomalías hepáticas y los problemas digestivos. La hepática también crece en Japón y Costa Rica, aunque es difícil de cultivar y es de crecimiento lento. El musgo también se ha utilizado para tratar los problemas de bronquitis, inflamación y vesícula biliar y vejiga. La hepática contiene cannabigerol (CBG), ácido perrottetinénico, bibencilos y perrotetineno (PET), todos en relación con el ECS.. En particular, el PET es similar en estructura y actividad al THC en los cerebros de los mamíferos, ya que activa los receptores CB1 y CB2. Sin embargo, el efecto del PET es menos potente que el del THC. En comparación con el THC, el PET tiene un efecto antiinflamatorio más potente que psicoactivo, lo que lo hace más atractivo para fines medicinales frente a los fines recreativos.

Plantas tradicionales que involucran el sistema endocannabinoide y su potencial medicinal

Medicamentos actuales a base de cannabinoides

Los cannabinoides y sustancias similares relacionados con el ECS se están utilizando en las aplicaciones de medicina moderna y el potencial de la medicina de origen vegetal está creciendo. Actualmente, hay tres medicamentos a base de cannabinoides en el mercado que han sido aprobados por la Agencia Europea de Medicamentos o por las autoridades nacionales europeas y la US Food and Drug Administration de Estados Unidos. Marinol / Syndros (contiene THC sintético, Unimed Pharmaceuticals) y Nabilone / Cesamet (contiene un cannabinoide sintético, similar al THC, Valeant Pharmaceuticals) se usan para tratar las náuseas y vómitos del tratamiento de medicamentos contra el cáncer o la pérdida de apetito del VIH / SIDA. Nabilone también se usa en el tratamiento del dolor en Canadá. Epidiolex (contiene CBD) se usa para tratar las convulsiones asociadas con el síndrome de Lennox-Gastaut o el síndrome de Dravet.

La compañía que produjo Epidiolex, Greenwhich Biosciences, también creó Sativex (contiene THC y CBD), que en este momento solo está aprobada en toda Europa y se utiliza para tratar la espasticidad debida a la esclerosis múltiple, con uso potencial para la esquizofrenia y otras afecciones neurológicas. Abbott Laboratories, Indevus Pharmaceuticals, Pharmos, Cayman Chemical, Sanofi-Aventis están investigando varios medicamentos relacionados con cannabinoides para neuroprotección, anticanceroso,dolor neuropático en pacientes con esclerosis múltiple, antiinflamación, dolor crónico, la memoria y la pérdida de peso.

Al desarrollar estos medicamentos, los compuestos específicos a base de plantas pueden ser difíciles de proteger con patentes; sin embargo, puede ser posible obtener una patente de protección para un medicamento que también contenga tecnología de medicamentos más patentable.

Las medicinas relacionadas con los cannabinoides son muy prometedoras para una amplia variedad de aplicaciones, y los científicos, las compañías farmacéuticas, los naturópatas y los fitoterapeutas domicilio se han interesado en su potencial. Tales medicamentos de origen vegetal ofrecen herramientas para acceder y beneficiarse del ECS para mejorar la salud y el bienestar. Su aplicación solo crecerá a medida que los investigadores profundicen en su comprensión de los compuestos bioquímicos de las plantas y su efecto. Los medicamentos de origen vegetal relacionados con el ECS pueden incorporarse en el ámbito simple, tradicional, a escala de cocina y avanzado, de diseño, y tienen su lugar e impacto sobre la salud humana.

Fuentes

Alban, Deane. 2016. Anandamide: Putting the bliss molecule to work for your brain. Reset.me. https://reset.me/story/anandamide-putting-the-bliss-molecule-to-work-for-your-brain/

CBD from hops: Scientists create new hops strain rich in cannabidiol. October 23 2018. Royal Queen Seeds. https://www.royalqueenseeds.com/blog-cbd-from-hops-scientists-create-new-hops-strain-rich-in-cannabidiol-n1026

Chicca, A., et. al. 2009. Synergistic immunomopharmacological effects of N-alkylamides in Echinacea purpurea herbal extracts. International Journal of Immunopharmacology. 9(7-8),850-8.

Di Marzo, V., et al. 1998. Trick of treat from food endocannabinoids. Nature. 396(6712), 636-637.

Di Marzo, V., Bifulco, M. and De Petrocellis, L., 2004. The endocannabinoid system and its therapeutic exploitation. Nature reviews, Drug discovery. 3(9), 771.

Fiegl, Amanda. 2008. A brief history of chocolate. Uncover the bittersweet story of this ancient treat. Smithsonian. https://www.smithsonianmag.com/arts-culture/a-brief-history-of-chocolate-21860917/

Gertsch, J., et al. 2008. Beta-caryophyllene is a dietary cannabinoid. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America. 105(26), 9099-104.

Gertsch, J., R. Pertwee, V. Di Marzo. 2010. Phytocannabinoids beyond the Cannabis plant – do they exist?. British Journal of Pharmacology. 160(3), 523-529.

Ghassemi-Dehkordi, N., et al. 2015. Analysis of Helichrysum oligocephalum DC. essential oil. Research Journal of Pharmacognosy. 2(1), 47-52.

Glatter, Robert. October 28 2018. There's a 'legal high' you can buy online, and it isn't cannabis. Forbes. https://www.forbes.com/sites/robertglatter/2018/10/28/theres-a-legal-high-you-can-buy-online-and-it-isnt-cannabis/#79eb84ae3d80

Horváth, B., et al. 2012. β-Caryophyllene ameliorates cisplatin-induced nephrotoxicity in a cannabinoid 2 receptor-dependent manner. Free Radical Biology and Medicine. 52(8), 1325-1333.

Hughes, Calvin. October 30 2018. This moss produces cannabinoids similar to THC and others found in cannabis. Civilized. https://www.civilized.life/articles/cannabinoids-moss-thc-cannabis-liverwort/

Pacher, P., Bátkai, S. and Kunos, G. 2006. The endocannabinoid system as an emerging target of pharmacotherapy. Pharmacological Reviews. 58(3), 389-462.

Pertwee R. G. 2006. Cannabinoid pharmacology: the first 66 years. British Journal of Pharmacology. 147, S163–S171.

Pertwee, R. G. 2005. The therapeutic potential of drugs that target cannabinoid receptors or modulate the tissue levels or actions of endocannabinoids. The American Association of Pharmaceutical Scientists Journal. 7, E625-54.

Pollastro, F., et al. 2018. Reimpresión de: Amorfrutin-type phytocannabinoids from Helichrysum umbraculigerum. Fitoterapia Journal. 126, 35-39.

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0367326X18305276

Prachayasittikul, V., et al. 2013. High therapeutic potential of Spilanthes acmella: A review. Experimental and Clinical Sciences Journal. 12, 291-312.

Reynoso-Moreno, I., et al. 2017. An endocannabinoid uptake inhibitor from black pepper exerts pronounced anti-inflammatory effects in mice. Journal of Agricultural and Food Chemistry. 65(43), 9435-9442.

Russo, E.B., 2011. Taming THC: potential cannabis synergy and phytocannabinoid‐terpenoid entourage effects. British Journal of Pharmacology. 163(7), 1344-1364.

Six plants other than cannabis that are high in cancer fighting cannabinoids. 2016. Daily Health Post.

https://dailyhealthpost.com/plants-cannabinoids/

Toyota, M. et al. 2002. New bibenzyl cannabinoid from the New Zealand liverwort Radula marginata. Chemical and Pharmaceutical Bulletin. 50(10), 1390-1392.

Imágenes

"Helichrysum" by Stephanie Kroos is licensed under CC BY-SA 2.0

"Echinacea" by reader of the pack is licensed under CC BY-ND 2.0

"liverwort" by aecole2010 is licensed under CC BY 2.0

"Liverwort" by Katja Schulz is licensed under CC BY 2.0