Beneficios nutricionales de las semillas de cáñamo

El cáñamo ha sido una fuente importante de alimentos, fibras y medicamentos durante miles de años en el Viejo Mundo. Los documentos más antiguos existentes que describen el uso de las semillas de cáñamo como alimentos y como medicina son procedentes de China. Hay una buena evidencia de que el cáñamo se empezó a usar como fuente de fibra y como medicamento en toda la Cuenca del Mediterráneo, desde levante (Egipto) hasta poniente (Marruecos), varios siglos antes de Cristo (AC).

A mediados del siglo XX, el Cannabis (cáñamo incluido) quedó sometido a un estricto sistema de fiscalización internacional, al quedar comprendido entre las sustancias estupefacientes contempladas en la Convención Única de Naciones Unidas de 1961, piedra angular del régimen prohibicionista aún vigente hoy en día. Como consecuencia de lo anterior, el cultivo del Cannabis pasó a estar virtualmente prohibido, a excepción hecha del cultivo para fines científicos y del cultivo de ciertas variedades con una baja concentración de principio activo estupefaciente, cuyo uso puede permitirse para fines estrictamente industriales, tales como la producción de fibras y semillas. Las variedades de cáñamo industrial en Europa tienen niveles inferiores a 0.2 % de THC (Delta-9-tetrahidrocannabinol).

Composición nutricional típica de varios productos de semillas de cáñamo
Tabla 1. Composición nutricional típica de varios productos de semillas de cáñamo.
Fuente: Callaway and Pate, 2009.

Semillas de cáñamo como fuente alimenticia altamente nutritiva

Valores nutricionales típicos (mg/100g) de vitaminas y minerales en semillas de cáñamo
Tabla 2. Valores nutricionales típicos
(mg/100g) de vitaminas y minerales
en semillas de cáñamo.

Las semillas de cáñamo y sus derivados (como el aceite, la harina, etc) debido a sus propiedades nutritivas, su contenido en ácidos grasos, vitaminas, proteínas y minerales, se recomienda considerarlos como fundamentales para la dieta humana (ver tabla 1 y 2).

Las semillas de cáñamo tienen un sabor característico a nuez y son, de hecho, actualmente incorporados en muchos preparados alimenticios tales como pan, pasteles, galletas, leches vegetales, helados, etc.

Cerca del 50% del mercado global de aceite de cáñamo se concentra en la industria alimenticia y suplementos nutricionales. La otra mitad del comercio mundial se centra en aplicaciones cosméticas (jabones, champús, cremas...) y otros uso industriales (biodiesel, barnices...).

 

Composición química

Los ácidos grasos esenciales (EFAs) están bien representados en el aceite de semillas de cáñamo. El ácido inoleico “omega-6” (18:2n-6, LA) está presente aproximadamente un 55% y el omega-3 alfa linolénico (18:3n-3, ALA) se encuentra al 20%. Además, se han encontrado cantidades significativas de sus respectivos productos metabólicos como la presencia de ácido gamma linolénico (18:3n-6, GLA) que oscila entre 1-4%, y el ácido estearidónico (18:4n-3, SDA) que se produce alrededor del 0.5 al 2%. Aunque la mayoría de los aceites vegetales tienen al menos alguno de los EFAs, es inusual que contengan cantidades tan altas de ambos, y también es inusual que se encuentren en una proporción de alrededor 3:1 de omega-6/omega-3, siendo esta relación la recomendad para la ingesta humana (Figura 1).

La composición del aceite que se obtiene a partir de la semilla de cáñamo hace que resulte muy interesante debido a los efectos beneficiosos que tiene para la salud.

Composición de los ácidos grasos de distin- tos aceites vegetales
Figura 1. Composición de los ácidos grasos de distintos aceites vegetales.

Además, este aceite también contiene tocoferoles, que pueden reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, cáncer y degeneración macular debida a la edad, además de poseer actividad antioxidante, siendo su contenido en fenoles totales mayor que en otros aceites vegetales, como el de girasol o el de soja. Estos tocoferoles son conocidos por ser importantes antioxidantes que tienen un efecto positivo en la estabilidad oxidativa de los aceites. El tocoferol dominante en las semillas de cáñamo es el γ-tocoferol, seguido por el α-, β- y δ-tocoferol, la misma composición en tocoferoles se puede encontrar en el aceite.

Por otro lado, este aceite es rico en ácidos grasos poliinsaturados (PUFAs) y contiene bajas concentraciones de ácidos grasos saturados. Esto último es lo que lo hace realmente interesante desde el punto de vista nutricional, ya que hoy en día la dieta es cada vez más rica en ácidos grasos saturados y se intenta reducir su ingesta, debido a su relación con el incremento del colesterol total y colesterol LDL y, por tanto, con el riesgo de sufrir enfermedades coronarias.

Cabe mencionar que tanto las semillas como los aceites de cáñamo están libres de gluten.

La harina de semillas de cáñamo es una fuente excelente de proteínas fácilmente digerible. En la figura 2 se compara el perfil de aminoácidos de la proteína total en semillas de cáñamo, soja y huevo. Las concentraciones de proteínas varían entre la semilla de cáñamo entera (25%), las semillas de cáñamo descascarilladas (45%), la soja (32%) y el huevo (11%). La figura 1 ilustra los valores individuales de los aminoácidos por 100 g de proteína para proporcionar una comparación directa entre estos productos.

El reciente interés en las proteínas de cáñamo se ha incrementado debido a su contenido excepcional de aminoácidos que contienen Azufre, es decir, metionina y cisteína y su sorprendentemente alta cantidad de arginina. Esto lo convierte en un complemento nutricional ideal para dietas proteicas, para aumentar la masa muscular.

Perfil de aminoácidos de las proteínas de la soja
Figura 2. Perfil de aminoácidos de las proteínas de la soja, semillas de cáñamo y clara de huevo. Las abreviaturas son las recomendadas por la IUPAC. Fuente: Callaway and Pate, 2009.

Importancia de los ácidos grasos en la salud

La elevada concentración en PUFAs lo convierte en un aceite de especial importancia en la nutrición humana. Así, por ejemplo, se ha demostrado la relación entre los ácidos grasos omega-3 y la disminución de riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, de la proliferación de diferentes tipos de cáncer y su efecto beneficioso en el tratamiento de enfermedades inflamatorias (como puede ser la artritis reumatoide, psoriasis o la enfermedad de Crohn).

La presencia de GLA sirve de intermediario para la síntesis de PUFAs de cadena larga, eicosanoides y endocannabinoides, los cuales juegan un papel muy importante en procesos vitales que van desde el control de la inflamación y el tono muscular hasta la iniciación de las contracciones durante el parto.

En el aceite de semilla de cáñamo esta relación es de 3:1, teniendo una concentración adecuada de omega-3. Las sociedades de nutrición de Alemania, Austria y Suiza recomiendan una relación de 4:1 a 5:1, pero teniendo en cuenta que en las dietas en Europa Occidental la relación actual es de en torno a 10:1 (debido al constante aumento en la ingesta de ácidos grasos omega-6 sobre todo por su inclusión en productos de comida elaborada) el uso del aceite de semilla de cáñamo se acerca al nivel recomendado. Esto resulta de gran importancia, ya que relaciones altas de omega-6 respecto a omega-3 promueven la patogénesis de muchas enfermedades, incluyendo las cardiovasculares, autoinmunes y cáncer, mientras que disminuyendo esta relación (omega-6/omega-3), es decir aumentando los omega-3, se obtienen los efectos beneficiosos para la salud.