CBD en neuropsiquiatría

Por Viola Brugnatelli

Viola Brugnatelli es neurocientífica y especialista en el sistema endocannabinoide, investiga y da clases sobre el cannabis en el departamento de neurociencia de la Universidad de Padua, Italia, y es cofundadora de Cannabiscienza, una empresa dedicada a la educación para profesionales de la salud sobre el sistema endocannabinoide y el uso medicinal del cannabis.

Miembro desde hace años de la International Cannabinoid Research Society y embajadora italiana de la Asociación Internacional por los Medicamentos Cannabinoides, Viola ha trabajado en laboratorios farmacológicos y está especializada en receptores cannabinoides huérfanos/terpenoides y su señalización en procesos como el dolor y la inflamación.

Actualmente, colabora con la Fundación Canna, la junta editorial del Journal of Cannabinoid Medicine, y como autora invitada en varias revistas del campo, incluyendo Project CBD. A lo largo de los años, Viola ha participado en varios cursos de Educación Médica Continua (CME) sobre el cannabis, educando a médicos y farmacéuticos de todo el mundo. Es vicepresidenta de una organización sin ánimo de lucro dedicada a empoderar a las mujeres que trabajan con remedios naturales.

Lo que más le fascina de la planta del cannabis es lo que se puede aprender y saber sobre el sistema endocannabinoide y cómo modularlo de diferentes formas además de con los fitocannabinoides. Recientemente ha trabajado estrechamente con anestesistas que utilizan la hipnoterapia para evaluar el papel del sistema endocannabinoide en la capacidad de alterar los estados de consciencia sin la utilización de fármacos.

1. Investigación brasileña: premio internacional a más de 40 años de descubrimientos de CBD

Durante el último simposio de la Asociación Internacional de Medicina Cannabinoide (IACM), un evento de 3 días que se celebra cada dos años en Europa, el Profesor Crippa, Universidad de Sao Paulo, fue premiado por la importante contribución de su trabajo y el de su grupo en la comprensión del papel del cannabidiol (CBD), un componente no psicoactivo de Cannabis sativa, en la neuropsiquiatría.

La historia de los científicos brasileños en este campo se remonta a la década de 1970, cuando los posibles efectos terapéuticos del CBD se demostraron tanto en diferentes modelos animales de trastornos neuropsiquiátricos, como en ensayos clínicos con humanos, convirtiéndolos en los primeros investigadores en resaltar los efectos ansiolíticos y antipsicóticos del CBD. (1)

En 1982 pudieron probar la interacción entre CBD y Δ9-THC en voluntarios sanos, descubriendo que altas dosis orales de Δ9-THC provocaban ansiedad y síntomas psicóticos, que se atenuaban cuando se administraba CBD junto con Δ9-THC. (2)

Estos experimentos prometedores condujeron a una serie de investigaciones adicionales que establecieron, desde estudios de células y animales hasta de pacientes, un vínculo claro entre el CBD y la actividad antipsicótica.

2. ¿Cómo funciona el CBD?

Claramente, una de las principales preguntas de los científicos que trabajan en este campo en todo el mundo es:¿cuál es el mecanismo de función por el cual el CBD induce efectos ansiolíticos, antipsicóticos y antidepresivos?

2.1 Modulación de la respuesta emocional al miedo

Mediante el uso de imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI), los científicos han podido demostrar las correlaciones neurales de los efectos ansiolíticos de 600 mg de CBD en 15 sujetos sanos que fueron expuestos a caras de miedo intenso. (3) El cannabidiol atenuó las respuestas en el cingulado anterior y posterior y la amígdala (áreas del cerebro que modulan nuestras emociones) y controló las respuestas de conductancia de la piel a los estímulos de miedo.

Estos datos fueron confirmados por un estudio posterior en el que los efectos ansiolíticos del CBD correspondieron con una alteración en la conectividad prefrontal-subcortical a través de la amígdala y el cingulado anterior. (4)

Es interesante observar que el CBD atenuó el nivel de oxigenación de la sangre en las amígdalas de sujetos sanos expuestos a diferentes niveles de ansiedad.

Esto no solo parece relevante para la ansiedad generalizada, sino que puede ofrecer una justificación para el tratamiento psiquiátrico después de eventos traumáticos; de hecho, la amígdala es hiperactiva en pacientes con PTSD y puede estar relacionada con la gravedad de los síntomas. (5)

2.2 Modulación de FAAH: Efectos ansiolíticos / antidepresivos / pro-sociales del CBD

El CBD tiene una interacción débil con los receptores cannabinoides clásicos CB1 y CB2. (6) Algunos de los principales pioneros de este campo sugirieron hace casi 20 años que el CBD puede inhibir la descomposición de la anandamida endocannabinoide (AEA). (7) La hidrolasa de amida de ácido graso (FAAH) es una enzima que hidroliza la AEA; el CBD impide que esta enzima funcione y, por lo tanto, aumenta la señal endocannabinoide.

Se ha observado que algunas patologías comparten una deficiencia en el tono endocannabinoide (31) y que la deficiencia de eCB parece predisponer al individuo al desarrollo de psicopatología relacionada con el trauma. (8)

El asunto permanece abierto, ya que es necesaria más investigación para aclarar algunas pruebas contradictorias sobre el papel del CBD y la FAAH (9); Sin embargo, durante el IACM 2019, otro científico de la luminaria presentó su investigación, el Dr. Daniele Piomelli, de la Facultad de Medicina Irvine de la Universidad de California, sobre la farmacología de la inhibición de la FAAH y su implicación en el aumento de la curación, la elevación del estado de ánimo y la disminución de la percepción del dolor. (10, 11, 12)

El profesor Piomelli también informó sobre la historia real de una mujer escocesa en la que se observó una mutación genética en la FAAH. La mujer de 66 años tenía un humor particularmente bueno y ausencia total de detección de dolor, a pesar de la dolorosa cirugía ortopédica de la mano y el sombrío clima escocés. Esta no es una historia solo para dar titulares a TheSun, se observó que la mujer, a pesar de los frecuentes cortes y quemaduras que sufría, se curaba rápidamente. Se observó que tenía niveles sanguíneos más altos de los endocannabinoides AEA, OEA y PEA, lo que confirma el papel de la inhibición de la enzima FAAH en varios de los efectos que también se observan con el tratamiento con CBD, como la mejora del tono endocannabinoide. (9, 13)

2.3 CBD: Interacción serotoninérgica y neurogénesis

Los efectos antidepresivos y pro-sociales del CBD pueden residir en su capacidad para activar los receptores serotoninérgicos 5-HT1A. (14, 15)

Otra ruta interesante por la cual el CBD puede ejercer su papel en el procesamiento de los recuerdos y considerado una característica importante para rescatar recuerdos de aversión en pacientes con PTSD, es facilitar la neurogénesis (creación de nuevas conexiones cerebrales) en el hipocampo, un área cerebral bien conocida para el aprendizaje y la memoria. (16, 17)

3. CBD para la esquizofrenia: evidencias clínicas

Los primeros ensayos clínicos, que datan de 1995, fueron ensayos abiertos y con un pequeño número de pacientes por razones éticas. Una mujer de 19 años con esquizofrenia resistente a otros medicamentos antipsicóticos y que soportaba efectos secundarios difíciles, fue tratada durante cuatro semanas con dosis crecientes de CBD de hasta 1.500 mg / día. El tratamiento con CBD redujo significativamente las puntuaciones de las Escalas Abreviadas de calificación psiquiátrica (BPRS). (18)

El primer ensayo clínico doble ciego controlado de CBD comparó sus efectos durante cuatro semanas con los de la amisulprida, un fármaco antipsicótico, en 42 individuos esquizofrénicos.

Las puntuaciones en la BPRS y la Escala de Síndrome Positivo y Negativo (PANSS) disminuyeron significativamente con ambos tratamientos sin diferencias entre ellos. Sin embargo, los efectos secundarios típicamente observados con amisulprida (síntomas extrapiramidales, aumento de los niveles de prolactina y aumento de peso) no fueron significativos con el CBD. (19)

Se realizó otro ensayo clínico comparando el tratamiento con CBD o placebo durante 28 días en pacientes esquizofrénicos en el primer episodio. En el grupo de tratamiento con placebo se produjeron diez abandonos de pacientes y uno en el grupo de tratamiento con CBD. El grupo tratado con CBD se benefició de una reducción significativa de los síntomas psicóticos en comparación con los niveles basales. (20)

Más recientemente, en un ensayo doble ciego, se aleatorizó a 88 pacientes con esquizofrenia a recibir CBD durante 6 semanas (1.000 mg/día) o placebo añadido a sus medicamentos antipsicóticos existentes. Después del tratamiento, el grupo tratado con CBD presentó puntuaciones psicóticas positivos más bajas y mejoró los síntomas de enfermedades cognitivas y generales. Los efectos secundarios del CBD y el placebo fueron equivalentes entre los grupos. (21)

Tomados en conjunto, estos estudios sugieren fuertemente que el CBD induce un efecto terapéutico en los síntomas psicóticos. No obstante, como se ha mencionado anteriormente, sus mecanismos de acción todavía no están claros.

4. CBD para la ansiedad: evidencias clínicas

En 1993, el efecto ansiolítico del CBD se probó por primera vez en un procedimiento doble ciego controlado con placebo en voluntarios sanos a los que se administró una prueba que simula el estrés de hablar en público (llamado Prueba simulada de hablar en público o SPST abreviado).

A medida que los sujetos se someten a la SPST, se les pide que determinen su estado subjetivo de ansiedad mientras se registran las medidas fisiológicas (como la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la conductancia de la piel).

Los efectos ansiolíticos del CBD a una dosis de 300 mg se compararon con los producidos por dos compuestos ansiolíticos, ipsapirona (5 mg) y diazepam (10 mg); los tres compuestos atenuaron la ansiedad inducida por la SPST. (22)

Más recientemente, el grupo de investigación confirmó y amplió este hallazgo con sujetos que fueron asignados a cinco grupos que recibieron CBD (100, 300 y 900 mg), el benzodiazepina, el clonazepam (1 mg) y el placebo, y se sometieron a una prueba de hablar en público en un situación real (TPSRS) donde cada voluntario tuvo que hablar frente a un grupo compuesto por los otros participantes, lo que dio como resultado una disminución de la ansiedad solo con la dosis de 300 mg de CBD, pero no con las otras dosis de 100 y 900 mg de CBD (23).

Como indicó otro autor, tal efecto de dosis en forma de campana del aislado de CBD puede ser rescatado por los compuestos de la planta completa presentes utilizando CBD enriquecido con el extracto de la planta completa. (24)

Un grupo de pacientes con trastorno de ansiedad social (SAD) fueron tratados con CBD y compararon sus niveles de ansiedad con pacientes con SAD que recibieron placebo.

El grupo tratado con CBD tuvo niveles de ansiedad más bajos, una reducción en las medidas subjetivas de ansiedad y menos síntomas somáticos en comparación con el placebo. (25) Además de ello, los pacientes con SAD tratados con CBD no experimentaron sedación y no se encontraron diferentes a los controles sanos, a diferencia de lo que sucedió con los pacientes con SAD que tomaron placebo. (26)

5 CDB para PTSD = evidencia útil pero no decisiva

En 2013, un estudio mostró que el CBD inhalado (a una dosis de 32 mg) causó una reducción en la respuesta de conductancia de la piel al miedo, así como en los niveles de expectativa de exposición a estímulos aversivos. (27)

En 2016, un estudio de caso ilustró el uso de CBD en psiquiatría pediátrica. Un niño de 10 años que desarrolló PTSD después de sufrir abusos sexuales antes de los cinco años se sometió a un tratamiento farmacológico estándar para la afección, que produjo un alivio parcial de corta duración, así como efectos secundarios significativos.

Al niño se le administró una dosis de 12-25 mg una vez al día de aceite de CBD y mostró un alivio significativo de la sintomatología, como ansiedad y trastornos del sueño, al tiempo que indujo efectos secundarios mínimos. (28)

6. CDB para la enfermedad de Parkinson

El CBD se probó en un ensayo abierto que examinó a seis pacientes ambulatorios con enfermedad de Parkinson (EP) tratados con fármacos dopaminérgicos (L-Dopa 300 mg) que presentaban síntomas psicóticos. Se les administró una dosis oral flexible de CBD (150 a 400 mg / día) durante cuatro semanas, además de su tratamiento habitual. Las puntuaciones del BPRS y el Cuestionario de Psicosis en Parkinson disminuyeron significativamente bajo el tratamiento con CBD. No se observó empeoramiento de la función motora u otros efectos adversos durante el tratamiento con CBD. (29)

Después de este primer estudio, el grupo continuó con 21 pacientes con EP que fueron examinados al inicio y después del tratamiento con respecto a los síntomas motores y generales, la calidad de vida y el bienestar, y los efectos neuroprotectores. El grupo tratado con CBD 300 mg / día presentó puntuaciones significativamente mejores en calidad de vida y una mejora general en el parkinsonismo. (30)

Conclusiones

El profesor Crippa resumió en profundidad los múltiples efectos del CBD en neuropsiquiatría que él y su grupo han estado estudiando de forma exhaustiva.

Aunque aún se necesita más evidencia clínica, y muchas preguntas permanecen abiertas, los datos sobre el uso de esta molécula en neuropsiquiatría parecen muy prometedores. Ojalá más científicos recorran el camino que Crippa y sus colegas han sacado a luz y continúen arrojando luz sobre el uso de Cannabidiol como antipsicótico, ansiolítico y antidepresivo.

Referencias

1. Zuardi AW. Cannabidiol: from an inactive cannabinoid to a drug with wide spectrum of action. Rev Bras Psiquiatr. (2008) 30:271–80.

2. Zuardi AW, Shirakawa I, Finkelfarb E, Karniol IG. Action of can- nabidiol on the anxiety and other effects produced by delta 9-THC in normal subjects. Psychopharmacology (Berl) 1982; 76: 245-50.

3. Fusar-Poli P, Crippa JA, Bhattacharyya S, Borgwardt SJ, Allen P, Martin-Santos R, et al. Distinct effects of {delta}9-tetrahydrocannabinol and cannabidiol on neural activation during emotional processing. Arch Gen Psychiatry (2009) 66:95–105.

4. Fusar-Poli P, Allen P, Bhattacharyya S, Crippa JA, Mechelli A, Borgwardt S, et al. Modulation of effective connectivity during emotional processing by Delta9-tetrahydrocannabinol and cannabidiol. Int J Neuropsychopharmacol. (2009) 13:421–32.

5. Shin, Lisa M., Scott L. Rauch, and Roger K. Pitman. "Amygdala, medial prefrontal cortex, and hippocampal function in PTSD." Annals of the New York Academy of Sciences 1071.1 (2006): 67-79.

6. Pertwee, R. G. (2008). The diverse CB1 and CB2 receptor pharmacology of three plant cannabinoids: Δ9‐tetrahydrocannabinol, cannabidiol and Δ9‐tetrahydrocannabivarin. British journal of pharmacology, 153(2), 199-215

7. Bisogno T, Hanus L, De Petrocellis L, Tchilibon S, Ponde DE, Brandi I, Moriello AS, Davis JB, Mechoulam R, Di Marzo V (2001) Molecular targets for cannabidiol and its synthetic analogues: effect on vanilloid VR1 receptors and on the cellular uptake and enzymatic hydrolysis of anandamide. Br J Pharmacol. Oct; 134(4):845-52

8. Hill, M. N., Campolongo, P., Yehuda, R., and Patel, S. (2018). Integrating endocannabinoid signaling and cannabinoids into the biology and treatment of posttraumatic stress disorder. Neuropsychopharmacology 43, 80–102.

9. Bitencourt RM and Takahashi RN (2018) Cannabidiol as a Therapeutic Alternative for Post-traumatic Stress Disorder: From Bench Research to Confirmation in Human Trials. Front. Neurosci. 12:502.

10. Danandeh, Andalib, Valentina Vozella, James Lim, Fariba Oveisi, Gina L. Ramirez, David Mears, Gary Wynn, and Daniele Piomelli. "Effects of fatty acid amide hydrolase inhibitor URB597 in a rat model of trauma-induced long-term anxiety." Psychopharmacology 235, no. 11 (2018): 3211-3221.

11. Russo, R., LoVerme, J., La Rana, G., Compton, T.R., Parrott, J., Duranti, A., Tontini, A., Mor, M., Tarzia, G., Calignano, A. and Piomelli, D., 2007. The fatty acid amide hydrolase inhibitor URB597 (cyclohexylcarbamic acid 3′-carbamoylbiphenyl-3-yl ester) reduces neuropathic pain after oral administration in mice. Journal of Pharmacology and Experimental Therapeutics, 322(1), pp.236-242.

12. Bortolato, Marco, Regina A. Mangieri, Jin Fu, Janet H. Kim, Oliver Arguello, Andrea Duranti, Andrea Tontini, Marco Mor, Giorgio Tarzia, and Daniele Piomelli. "Antidepressant-like activity of the fatty acid amide hydrolase inhibitor URB597 in a rat model of chronic mild stress." Biological psychiatry 62, no. 10 (2007): 1103-1110.

13. Habib AM, Okorokov AL, Hill MN, Bras JT, Lee MC, Li S, Gossage SJ, van Drimmelen M, Morena M, Houlden H, Ramirez JD. Microdeletion in a FAAH pseudogene identified in a patient with high anandamide concentrations and pain insensitivity. British journal of anaesthesia. 2019 Mar 28.

14. Russo, E. B., Burnett, A., Hall, B., and Parker, K. K. (2005). Agonistic properties of cannabidiol at 5-HT1a receptors. Neurochem. Res. 30, 1037–1043.

15. Rock, E. M., Bolognini, D., Limebeer, C. L., Cascio, M. G., Anavi-Goffer, S., Fletcher, P. J., et al. (2012). Cannabidiol, a non-psychotropic component of cannabis, attenuates vomiting and nausea-like behaviour via indirect agonism of 5-HT(1A) somatodendritic autoreceptors in the dorsal raphe nucleus. Br. J. Pharmacol. 165, 2620–2634.

16. Campos, A. C., Ortega, Z., Palazuelos, J., Fogaça, M. V., Aguiar, D. C., Díaz-Alonso, J., ... & Galve-Roperh, I. (2013). The anxiolytic effect of cannabidiol on chronically stressed mice depends on hippocampal neurogenesis: involvement of the endocannabinoid system. International Journal of Neuropsychopharmacology, 16(6), 1407-1419.

17. Wolf, S. A., Bick-Sander, A., Fabel, K., Leal-Galicia, P., Tauber, S., Ramirez-Rodriguez, G., et al. (2010). Cannabinoid receptor CB1 mediates baseline and activity-induced survival of new neurons in adult hippocampal neurogenesis. Cell Commun. Signal. 8:12.

18. Zuardi AW, Morais SL, Guimarães FS, Mechoulam R. Anti-psychotic effect of cannabidiol. J Clin Psychiatry 1995; 56(10): 485-6.

19. Leweke FM, Piomelli FM, Pahlisch F, Muhl D, Gerth CW, Hoyer C, Klosterkötter J, Hellmich M, Koethe D. Cannabidiol enhances anandamide signaling and alleviates psychotic symptoms of schizophrenia. Translational Psychiatry 2012, e94; doi:10.1038/tp.2012.15.

20. Leweke FMM, Kranaster L, Pahlisch F, et al. The efficacy of cannabidiol in the treatment of schizophrenia - a translational approach. Schizophr Bull 2011; 37 (Supp 1): 313.

21. McGuire P, Robson P, Cubala WJ, Vasile D, Morrison PD, Barron R, et al. Cannabidiol (CBD) as an adjunctive therapy in schizophrenia: a multicenter randomized controlled trial. Am J Psychiatry (2018) 175:225–31. doi: 10.1176/appi.ajp.2017.17030325

22. Zuardi, Antonio & Cosme, RA & Graeff, Frederico & Guimarães, Francisco. (1993). Effects of ipsapirone and cannabidiol on human experimental anxiety. Journal of psychopharmacology (Oxford, England). 7. 82-8. 10.1177/026988119300700112.

23. Zuardi AW, Rodrigues NP, Silva AL, Bernardo SA, Hallak JEC, Guimarães FS, et al. Inverted U-shaped dose-response curve of the anxiolytic effect of cannabidiol during public speaking in real life. Front Pharmacol. (2017) 8:259. doi: 10.3389/fphar.2017.00259

24. Gallily, Ruth, Zhannah Yekhtin, and Lumír Ondřej Hanuš. "Overcoming the bell-shaped dose-response of cannabidiol by using cannabis extract enriched in cannabidiol." Pharmacology & Pharmacy 6, no. 02 (2015): 75.

25. Bergamaschi MM, Queiroz RH, Chagas MH, de Oliveira DC, De Martinis BS, Kapczinski F, et al. Cannabidiol reduces the anxiety induced by simulated public speaking in treatment-naïve social phobia patients. Neuropsychopharmacology (2011) 36:1219–26. doi: 10.1038/npp.2011.6

26. Crippa JA, Zuardi AW, Garrido GE, Wichert-Ana L, Guarnieri R, Ferrari L, et al. Effects of cannabidiol (CBD) on regional cerebral blood flow. Neuropsychopharmacology (2004) 29:417–26. doi: 10.1038/sj.npp.1300340

27. Das, R. K., Kamboj, S. K., Ramadas, M., Curran, H. V., and Morgan, C. J. A. (2013). Cannabidiol enhances consolidation of explicit fear extinction in humans. Psychopharmacology 2, 781–792. doi: 10.1007/s00213-012-2955-y

28. Shannon, S., and Opila-Lehman, J. (2016). Effectiveness of cannabidiol oil for pediatric anxiety and insomnia as part of posttraumatic stress disorder: a case report. Perm. J. 20, 108–111. doi: 10.7812/TPP/16-005

29. Zuardi AW, Crippa JA, Hallak JE, et al. Cannabidiol for the treatment of psychosis in Parkinson's disease. J Psychopharmacol 2009; 215. 23: 979-83.

30. Chagas MH, Eckeli AL, Zuardi AW, Pena-Pereira MA, Sobreira-Neto MA, Sobreira ET, et al. Cannabidiol can improve complex sleep-related behaviors associated with rapid eye movement sleep behavior disorder in Parkinson's disease patients: a case series. J Clin Pharm Ther. (2014) 39:564–6. doi: 10.1111/jcpt.12179

31. Russo, E. B. (2016). Clinical endocannabinoid deficiency reconsidered: current research supports the theory in migraine, fibromyalgia, irritable bowel, and other treatment-resistant syndromes. Cannabis and cannabinoid research, 1(1), 154-165.