Conoce a los Expertos: Entrevista con el profesor Lumir Hanuš

Por Yuval (Tuby) Zolotov

Yuval (Tuby) Zolotov es un investigador de cannabis medicinal y un estudiante de doctorado en la Escuela de Salud Pública en la Universidad de Haifa. Obtuvo su licenciatura de la Administración de la Salud en la Universidad Bar Ilan, donde investigó la adherencia al cannabis medicinal entre pacientes con licencia en Israel. Antes de unirse a la academia en 2012, Yuval era un instructor de pacientes con licencia y estuvo involucrado en la industria local desde sus inicios. Mientras trabaja en su tesis - Medical Cannabis Recomendación: Understanding and Predicting Physicians’ Behavior – Yuval también participa en varios proyectos de investigación.

Conoce a los Expertos es una serie de entrevistas realizadas por expertos del campo del Cannabis a líderes mundiales en investigación y en la práctica clínica del Cannabis como medicina.

Conoce a los Expertos: Entrevista con el profesor Lumir Hanuš

El profesor Lumír Hanuš, natural de la República Checa, es un experto químico analítico y una autoridad líder en el campo de la investigación médica del cannabis en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Su investigación premiada sirve de base para mucho de lo que sabemos actualmente acerca de la planta. Junto con el Dr. Bill Devane, describió por primera vez la estructura de la anandamida, un neurotransmisor cannabinoide endógeno.

El profesor Hanuš ha recibido múltiples premios y nominaciones por su excelencia científica y por sus contribuciones al campo de estudio e investigación de cannabis. Continúa realizando investigaciones en Jerusalén sobre los cannabinoides, endocannabinoides y sus derivados.

Además, es invitado con frecuencia a participar en audiencias parlamentarias sobre el cannabis, en Israel, la República Checa y otros países.

Yuval Zolotov: Profesor Lumir Hanuš, muchas gracias por concedernos esta entrevista. Después de haber dedicado más de 45 años a la investigación de cannabinoides, ¿podría explicarnos cómo empezó todo ello?

Lumir Hanuš: Era un joven estudiante en Olomouc en la República Checa (antigua Checoslovaquia); mi profesor de entonces analizaba las propiedades medicinales de diferentes hierbas y en 1950 descubrió las propiedades antibacterianas y antibióticas de cannabis. Es importante recordar que en esos tiempos el cannabis era totalmente legal y que en Checoslovaquia había una larga tradición de cultivo y consumo de cannabis, principalmente para usos industriales pero también para usos médicos. Nuestra universidad estaba afiliada con la escuela de medicina y también había un hospital universitario; y así nuestro trabajo con cannabis en el laboratorio dio lugar a mayor investigación, y muy poco tiempo después, también empezaron a usar cannabis en la clínica lo que significa que algunos pacientes recibían cannabis en el hospital para varias indicaciones. Se utilizaban diferentes partes de la planta. Recuerdo, por ejemplo, que las semillas de cáñamo se utilizaban para tratar a niños con tuberculosis. En 1954, participé por primera vez en una conferencia científica sobre el cannabis como medicamento.

YZ: ¿Y cómo de diferente era entonces?

LH: Esto fue antes de las convenciones de la ONU y el cannabis fue tratado de manera muy diferente por la ley, pero también por las personas y por la sociedad. En la República Checa estaba involucrado durante muchos años en la investigación del cannabis. En la universidad se cultivaba el cannabis sin cercas y no puedo recordar ni un solo incidente de robo de cannabis. Sabes, creo que la gente comenzó a tener más interés en el cannabis cuando se volvió ilegal. Creo que los daños asociados con el cannabis es algo artificial y esto es debido a la situación jurídica. Actualmente, la República Checa es líder en el uso de cannabis para fines recreativos, pero entonces era diferente cuando era legal; las personas estaban más interesadas en el cannabis como medicamento y para usos industriales. Así que en mi opinión, esto es una vergüenza para nuestra sociedad, hemos perdido muchos años de investigación sobre el cannabis a causa de los reglamentos. Y muchos pacientes hubieran podido beneficiarse de él.

YZ: ¿Cómo ha llegado a formar parte del equipo de investigación del Prof. Mechoulam?

LH: Durante muchos años mantuvimos contacto por correo. Vine a su laboratorio por un año y nunca me fui. Eso fue en 1990 y seguimos trabajando juntos.

YZ: ¿Cuáles fueron los momentos más emocionantes de su carrera?

LH: Una de las colaboraciones más emocionantes fue mi trabajo con el Dr. Bill Devane a principios de 1990, para aislar el primer endocannabinoide ('anandamida'). Fue un largo viaje en busca de un tejido cerebral que se unía al receptor cannabinoide. Otro momento emocionante fue al principio de mi carrera cuando produje extractos de cannabis que fueron administrados directamente a los pacientes en nuestro hospital universitario de Checoslovaquia. Tuvimos muy buenos resultados y estaba orgulloso de formar parte de este equipo de pioneros. Y cuando pienso en ello, el aspecto común de ambos momentos es que formaba parte de una colaboración única. Realmente creo que cualquier progreso en la ciencia, y quizás en todo, se logra a través de la colaboración y me siento muy afortunado y orgulloso de que formaba parte de tales alianzas.

YZ: ¿Cuáles son los desafíos actuales en la investigación del cannabis?

LH: Creo que hay dos aspectos. A nivel científico, ahora nos sentimos retados para encontrar la función exacta de los numerosos cannabinoides. Tenemos más conocimiento que nunca, pero aún queda mucho por hacer. Sabemos que los cannabinoides son útiles, pero todavía no sabemos cómo usarlos correctamente. Ya sabemos que los cannabinoides son sinérgicos entre sí, el efecto "entorno", pero necesitamos saber más acerca de ellos. Tengo la idea que los flavonoides también deben tener un papel esencial. Creo que hasta el momento se han aislado en el cannabis 49 flavonoides y derivados de flavonoides, pero no hay suficientes estudios sobre ellos. Pero, y este es el segundo aspecto, el progreso de la ciencia es limitado por la normativa. Si un colega científico trabaja en algo y quiere mi colaboración, es prácticamente imposible intercambiar cualquier material de hierbas entre nosotros. El cannabis es una bandera roja para muchos científicos y por eso necesitamos un cambio en esta perspectiva. No entiendo por qué tantas personas tienen miedo de cannabis, cuando en realidad esta planta puede hacer mucho bien para los seres humanos.

YZ: ¿Qué ha aprendido recientemente sobre el cannabis que antes no sabía?

LH: Seguimos aprendiendo lo complicado que es. Actualmente conocemos más de 1,200 materiales diferentes que fueron aislados del cannabis, y esto incluye 144 cannabinoides. En un artículo que coescribí recientemente, identificamos tres nuevos: cannabiorcocromeno, cis-delta9-tetrahidrocannabivarol y cannabinerol. Muchos de los cannabinoides son en realidad modificaciones y derivados de otros cannabinoides causadas por descarboxilación. Actualmente estoy editando un estudio sistemático con un colega que es químico orgánico, en el cual clasificamos los cannabinoides por su composición química. De hecho, en este estudio sugerimos una nueva conceptualización del término fitocannabinoides. Tradicionalmente, este término se refiere a los cannabinoides que están basados en el cannabis. Pero hemos descubierto que otras plantas contienen sustancias con estructuras similares, a saber, fitocannabinoides. No creo que esas plantas recibirán la atención que recibe el cannabis, pero algunos compuestos son similares al cannabis.

YZ: ¿Qué cree usted que es idea más equivocada que la gente tiene acerca del cannabis?

LH: El principal discurso sobre el cannabis es que solo debe utilizarse para el tratamiento paliativo, pero creo que esto es un error ya que el cannabis también puede ser curativo. En estos días, la gente tiene un concepto irracional de la medicina, no entiende que las farmacias no venden curas, sino productos farmacéuticos. Los pacientes ya no son el foco. Algo ha ido mal. El cannabis puede ser muy útil para pacientes. No sirve para todos ni para todo, esto no es magia, y hay mucho que se desconoce.

YZ: ¿Qué consejo puede dar a los pacientes que utilizan cannabis médico?

LH: Creo que cada paciente es un individuo y que el consumo de cannabis se debe adaptar a la persona individual y a su situación específica, tanto en términos de la variedad de cannabis, como de la dosis. Cada uno de nosotros tiene una naturaleza diferente, tenemos diferentes genes. El cannabis puede ser útil en muchas formas diferentes, pero los pacientes deben usar el extracto de cannabis que se ajuste mejor a su cuerpo y su condición. Entiendo a los pacientes que consumen cannabis de forma ilegal, pero es un gran problema ya que no sabemos lo que hay dentro y no podemos asegurar de que no contiene pesticidas, metales pesados ​​u otras cosas que pueden ser perjudiciales. Los pacientes deben saber lo que usan y los médicos necesitan saber lo que contiene. También creo que el cannabis puede ser muy útil si se utiliza en forma de supositorios y por supuesto creo en extractos estandarizados. El aceite de Rick Simpson fue útil para Rick Simpson, pero creo que otras personas podrían necesitar otros tipos de extractos. Conozco a personas que se curaron de cáncer, pero también sé que otros que ya no están entre nosotros ahora.

YZ: ¿Cómo ve su papel como científico durante la evolución actual de las reformas en las regulaciones del cannabis medicinal?

LH: No estoy seguro de si tengo mucha influencia, pero en cualquier caso, intento ser activo en el debate público sobre el cannabis medicinal, en Israel y en otros lugares. Considero mi deber salir del laboratorio y aportar la información científica en los debates públicos, de lo contrario no es "juego limpio". Con el cannabis podemos dar esperanza a los pacientes, por eso creo que nuestra sociedad lo debe hacer. En mi opinión, no es ético mantener este tratamiento fuera del alcance de pacientes, cuando muchas veces la medicina no tiene nada mejor que ofrecer. No soy muy ingenuo acerca de nuestro mundo, pero creo que no hay otro camino sino cambiar la normativa actual y seguir adelante con la investigación. Me siento muy mal por todos los pacientes que no reciben un tratamiento de cannabis a causa del sistema jurídico. Aquí, en Israel, a menudo oigo hablar de pacientes que están autorizados por el Ministerio de Salud, pero la dosis de cannabis aprobada no es suficiente para ellos y tienen que comprar más en otros lugares. Y la situación legal es un problema que también nos preocupa como investigadores, como he mencionado antes. Por eso tenemos que actuar. No cabe duda de que hace falta un cambio.

YZ: Muchas gracias por el tiempo que nos ha dedicado.