Conoce a los Expertos: Entrevista a Genester Wilson-King

Por Sarah Russo

Sarah Russo es escritora, consultora de cannabis y administradora de contenidos y redes sociales. Obtuvo su título en estudios ambientales y justicia social, con un enfoque en medicina vegetal, del Evergreen State College. Anteriormente trabajó para Project CBD y la Society of Cannabis Clinicians. También ha ejercido como educadora de fitoterapia en tiendas de remedios naturales. Algunos de sus objetivos principales son diversificar el movimiento del cannabis integrando la planta en el compendio general de medicina herbaria y alentando prácticas agrícolas sostenibles.

Conoce a los Expertos es una serie de entrevistas realizadas por expertos del campo del Cannabis a líderes mundiales en investigación y en la práctica clínica del Cannabis como medicina.

Conoce a los Expertos: Entrevista a Genester Wilson-King

La Dra Genester Wilson-King, MD, es una obstetra y ginecóloga certificada por el Consejo médico y miembro del Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología (American College of Obstetrics and Gynecologists) con más de 25 años de experiencia clínica en la prestación de cuidados compasivos, individualizados y basados en la investigación a pacientes de toda la Florida.

Tras años de trabajo como obstetra/ginecóloga integrada en instituciones establecidas como el Centro Médico Regional Lawnwood y Hospital Waterman de Florida, fundó el Centro de rejuvenecimiento Victory (VRC, por sus siglas en inglés, Victory Rejuvenation Center), una consulta privada de medicina holística y preventiva que ofrece modalidades de gestión que transforman la vida y medicamentos personalizados prescritos para mejorar y promover la salud de hombres y mujeres. En su calidad de Directora Médica del VRC, canaliza su experiencia en la medicina basada en plantas, salud integrada, nutrición y uso de suplementos, ejercicio, educación sobre el cannabis y equilibrio hormonal para proporcionar servicios que ayuden a sus pacientes a envejecer con elegancia y lograr un bienestar holístico.

La Dra. Wilson-King es también una defensora, oradora, médico clínico y educadora de cannabis y de terapia hormonal/de bienestar. Informa sobre el uso de cannabis en la obstetricia y la ginecología, la terapia hormonal para el síndrome premenstrual, la perimenopausia, la menopausia y la postmenopausia y es reconocida a nivel nacional.

La Dra. Wilson-King es miembro del Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología y diplomada por el Consejo Americano de Obstetricia y Ginecología (American Board of Obstetrics and Gynecology). La Dra. Wilson-King completó su período de prácticas y residencia en el Hospital Universitario Thomas Jefferson y tiene títulos del Swarthmore College y del Thomas Jefferson Medical College.

La Dra. Wilson-King trata a las personas desde la perspectiva de que somos un espíritu con un alma dentro de un cuerpo. Para conseguir salud y bienestar, debes alimentar y nutrir a los tres.

Sarah Russo: ¿Qué fue lo que motivó que empezara a realizar consultas sobre el cannabis en su práctica clínica?

Genester Wilson-King: He estado ejerciendo en una consulta de bienestar integral durante más de 10 años. Inicialmente, traté a mujeres debido a mis estudios de obstetricia y ginecología, pero ahora trato tanto a mujeres como a hombres. Las mujeres trajeron a sus maridos porque "no podían seguir el ritmo de sus esposas".

Evalúo en qué punto se encuentran las personas y las ayudo a llegar a donde quieren llegar en el ámbito de la salud y el bienestar. En cuanto a qué fue lo que me condujo al cannabis, leí el libro de Lester Grinspoon Marihuana: la medicina prohibida. Su capítulo sobre el envejecimiento fue especialmente impactante. El cannabis parecía encajar bien en mi consulta.

He estado estudiando el cannabis como medicina desde el año 2005. Comencé a leer, investigar, viajar a los estados con programas médicos de cannabis, y aprender de otros médicos favorables al uso del cannabis. Me uní a la Sociedad de médicos clínicos de cannabis (Society of Cannabis Clinicians) en 2014. Tienen un excelente programa de FMC del que aprendí muchas de las bases. Me convertí en educadora de cannabis ese mismo año. Cuando el cannabis medicinal se legalizó en mi estado en 2016, me convertí en médico especialista en cannabis.

SR: Usted realizó un estudio con la Facultad de Medicina de Stanford en el que se examinaba la influencia del cannabis en la salud sexual y reproductiva. ¿Puede explicarnos algo sobre este estudio y cómo puede contribuir a nuestra comprensión de la investigación sobre el cannabis?

GW-K: Se habla mucho del uso del cannabis para el bienestar. Existen cuatro principios a través de los cuales se puede evaluar el bienestar. Incluyen el sueño, el dolor, el estrés/la ansiedad/la depresión y la salud sexual. Encontramos que la salud sexual era la menos investigada, y era una prolongación natural de los estudios anteriores.

A finales de 2018, contactó conmigo el Dr. Michael Eisenberg, jefe del Departamento de Urología de la Facultad de Medicina de Stanford. El Dr. Eisenberg había publicado dos estudios que incluían encuestas sobre el cannabis para la salud sexual y reproductiva. El primero se titulaba «Asociación entre el uso de la marihuana y la frecuencia sexual en Estados Unidos: Estudio poblacional» publicado en 2017. Llegaba a la conclusión de que existía una asociación positiva entre el consumo de cannabis y la frecuencia sexual en hombres y mujeres en todos los grupos demográficos. Aunque son alentadores, los efectos del uso de cannabis sobre la función sexual justifican un estudio más profundo.

El segundo estudio del Dr. Eisenberg el año 2018, titulado «Asociación entre el uso de la marihuana y el tiempo para el embarazo en hombres y mujeres: hallazgos de la Encuesta Nacional de Crecimiento Familiar», una revisión retrospectiva de los datos de una encuesta transversal de los encuestados (edades comprendidas entre los 15 y 44 años) que participaron en el primer estudio. El estudio demostró que no había ningún impacto estadísticamente significativo del consumo de cannabis en el momento de concebir un bebé. Este estudio sugiere que ni el consumo de cannabis ni la frecuencia de su uso se asociaron con el tiempo que tardaba una pareja en quedarse embarazada.

Decidimos que el siguiente paso sería buscar información más específica sobre los tipos de quimiovar de cannabis, la frecuencia, la vía de administración, e incorporar una herramienta conocida y utilizada para detectar disfunciones sexuales en hombres y mujeres y ver si pueden hacer algunas asociaciones. Nos llevó entre 6 y 8 meses organizarlo todo. Ambos cuestionarios se han elaborado como un instrumento de autoinforme para evaluar las dimensiones clave de la función sexual y se utilizan ampliamente en la práctica médica. Se tardaba aproximadamente 10 minutos en completar el cuestionario. El estudio fue aprobado por la Junta de Revisión Institucional (IRB) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford y cumple con las normas de protección de la privacidad proporcionadas por la HIPAA. Es completamente anónimo.

Las preguntas para las mujeres se basan en el «Índice de Función Sexual Femenina» (IFSF). Proporciona puntuaciones en seis dominios que incluyen el deseo, la excitación, la lubricación, el orgasmo, la satisfacción y el dolor. El cuestionario masculino se basa en el «Índice Internacional de la Función Eréctil» (IIFE). Las preguntas se refieren a problemas de erección y si ha habido algún impacto en su vida sexual en las últimas cuatro semanas. El cuestionario también da cabida a una variedad de orientaciones sexuales. Nos gustaría que el cuestionario llegara a un grupo diverso de personas que no han tenido la oportunidad de participar en la investigación.

SR: ¿Cómo puede el cannabis beneficiar específicamente a las cuestiones que afectan a las mujeres?

GW-K: Históricamente, el cannabis se ha utilizado para muchas patologías ginecológicas diferentes. El Dr. Ethan Russo publicó un artículo de referencia sobre los tratamientos de cannabis en obstetricia y ginecología. Se describe el uso del cannabis en el tratamiento de la irregularidad menstrual, el aborto espontáneo, el parto, la frecuencia y la retención urinaria, los síntomas de la menopausia, la disminución de la libido y otros.

El cannabis ayuda a mejorar el estrés, la ansiedad y la depresión en el síndrome premenstrual, la perimenopausia y la menopausia. En mi consulta, he visto a pacientes que están siendo tratadas por una patología conocida y me hablan de otras patologías y síntomas a los que el régimen de tratamiento ha ayudado. Por ejemplo, las mujeres que están siendo tratadas por TEPT hablan de cómo el cannabis ha aliviado su dismenorrea o dolor pélvico. Cómo su SPM y otras patologías de origen hormonal han mejorado desde que empezaron a usar cannabis. La mayoría de las patologías hormonales en las mujeres se controlan mucho mejor con el reemplazo hormonal. Sin embargo, hay muchos casos en los que la terapia hormonal está contraindicada o simplemente las mujeres no están interesadas en la terapia hormonal.

SR: ¿Cómo encaja el cannabis en un enfoque nutricional de la salud y el bienestar?

GW-K: Para casi cualquier persona que consuma cannabis por razones médicas, también recomiendo una dieta saludable. Coma más verduras y obtenga suficientes proteínas. Evite el azúcar, los alimentos procesados ​​y los almidones. Esto es difícil de cumplir para los pacientes. El cannabis puede encajar increíblemente bien en un plan nutricional. La semilla de cáñamo es una proteína completa, no contiene gluten ni lácteos, y tiene un alto contenido de ácidos grasos omega-3 y omega-6. También es increíblemente rico en diversas vitaminas y minerales. Las hojas de cannabis proporcionan una fuente de fibra, magnesio, calcio y fósforo.

El cannabis es un superalimento. Un verde de hoja oscura es 100% natural. Deberíamos comenzar a mirar hacia el cannabis de la misma manera que la col rizada, las espinacas y otros 'superalimentos' populares que han arrasado en el mundo. Si bien aún no se ha determinado el perfil nutricional exacto del cannabis, tenemos una idea clara de cuán denso nutricionalmente es con solo mirar las semillas, y dejando al margen el resto de la planta.

Hay muchas formas de consumir cannabis, tanto crudo como activado. Ambos ofrecerán una variedad de nutrientes beneficiosos. El perfil nutricional del cannabis puede cambiar cuando se consume de diferentes formas. Fumar es la forma más antigua y tradicional de consumir cannabis. Si bien fumar nunca será la opción más saludable, aún se pueden obtener muchas de las propiedades beneficiosas de la planta al fumar.

Con los comestibles, puede evitar el humo potencialmente dañino y obtener un impacto directo de cannabinoides directamente en el cuerpo. Por supuesto, el nivel de beneficios nutricionales que vienen con los comestibles de cannabis depende en gran medida de los otros ingredientes involucrados. Muchos fabricantes tienden a utilizar ingredientes azucarados y, a menudo, poco saludables, para mejorar el sabor de un comestible, que por supuesto comprende los beneficios nutricionales del producto.

El cannabis crudo es la última tendencia que golpea la industria del cannabis y parece que llegó para quedarse. El cannabis en su forma cruda puede proporcionar una gran cantidad de nutrientes que se pierden una vez que se calienta el cannabis. El cannabis crudo no solo proporciona fantásticos beneficios nutricionales, sino que no te drogará. Esta es una gran ventaja para aquellos pacientes que no quieren efectos psicoactivos. El cannabis crudo es la planta en su estado inactivo, lo que significa que el THC todavía está en su estado ácido como THCA. El cannabis crudo contiene potentes compuestos que combaten enfermedades que no se encuentran en el cannabis activo.

Con tanta atención negativa puesta en los aspectos psicoactivos del cannabis, se está perdiendo el poder real detrás de la planta. Olvídese de sus diez tipos diferentes de suplementos. Puede obtener casi todo lo que necesita del cannabis.

SR: ¿Cuál es el papel del ECS en la función hormonal? ¿Cómo puede esto afectar a los diferentes géneros de manera única?

GW-K: Este es un tema muy complejo. Pero lo básico incluye la capacidad del cannabis de afectar a múltiples sistemas endocrinos. El cannabis puede inhibir las hormonas reproductivas, la prolactina, la hormona del crecimiento y la tiroides. Estos efectos están mediados por la activación del receptor CB1 del hipotálamo. Sin embargo, parece que algunos efectos se pierden con el uso crónico y el desarrollo de la tolerancia.

Los estudios en humanos han tenido resultados inconsistentes que pueden reflejar diferencias en el diseño del estudio, el momento del ciclo menstrual o en el desarrollo de la tolerancia. No se han demostrado claramente los efectos a largo plazo en los diversos sistemas endocrinos. Las consecuencias clínicas, si existen, es probable que sean sutiles.

Permítanme poner un ejemplo: se ha demostrado que el cannabis interrumpe el ciclo ovulatorio normal y la secreción hormonal tanto en animales como en humanos. Los hallazgos similares en hombres y mujeres muestran que la tolerancia puede desarrollarse con el tiempo y que las consecuencias del uso crónico no se han establecido con solidez. En un estudio realizado por Ziva Cooper y Rebecca Craft, se ha demostrado que el cannabis disminuye los niveles de testosterona en los hombres. Puede afectar al medio hormonal del ciclo menstrual, pero con la tolerancia parecen que estos efectos dejan de existir.

El THC disminuye indirectamente la secreción de la GnRH por el hipotálamo a través de la regulación de los neurotransmisores glutamato y ácido gamma-aminobutírico (GABA) y a través de la transducción de dopamina. En las mujeres, el THC inhibe la maduración del folículo ovárico y la ovulación. Durante la ovulación, el cuerpo libera una descarga de endocannabinoides en el ovario. El exceso de cannabinoides debido al consumo de cannabis puede alterar la sobrecarga ovulatoria y provocar un ciclo irregular. El THC también inhibe la esteroidogénesis evitando la conversión de pregnenolona en progesterona.

En los hombres, se ha demostrado que el THC disminuye el recuento y la motilidad de los espermatozoides, reduce la testosterona sérica e inhibe los procesos necesarios para facilitar la capacidad de los espermatozoides para lograr la concepción. Estos efectos pueden llevar a una disminución de la fertilidad tanto en hombres como en mujeres, pero la fertilidad se puede recuperar con el cese del uso. Por otra parte, un estudio realizado por el Dr. Michael Eisenberg en la Facultad de Medicina de Stanford el año 2018 no demostró ninguna diferencia en el tiempo de embarazo entre los consumidores y no consumidores de cannabis. Participaron un total de 758 hombres y 1 076 mujeres.

En resumen, el consumo crónico de cannabis puede tener efectos en los sistemas suprarrenal, tiroideo y reproductor. Esto puede afectar potencialmente la energía, el comportamiento y la salud reproductiva. Afortunadamente, después de interrumpir el uso crónico a largo plazo, el cuerpo puede restaurar la función normal, y con suerte mitigar estos efectos. El THC también tiene un efecto sobre el desarrollo del feto, por lo que dejar de consumir cannabis mientras se intenta concebir le ayudará tanto a usted como a su hijo en desarrollo.

SR: ¿Cree que la comunidad médica se está abriendo al uso del cannabis o todavía es un estigma?

GW-K: Cada vez más médicos empiezan a recomendar cannabis. Existen alrededor de 2 600 médicos en Florida que recomiendan el cannabis. Pero el número total de médicos en activo y con licencia en el estado es de aproximadamente 67 000. Así que queda un largo camino por recorrer. Es todo un proceso, seguro. Por eso la Sociedad de médicos clínicos de cannabis es una parte importante de la comunidad de cannabis. Ofrecemos educación médica que ayuda a las personas a empezar.

El «estigma» cambia a medida que los médicos ven que sus pacientes mejoran con el uso del cannabis en comparación con los medicamentos convencionales que les han sido recetados durante años. Los médicos tienen familiares y amigos con varias enfermedades y afecciones que se han aliviado con el cannabis.

SR: ¿Cuáles cree que son algunas de las mayores limitaciones a las que se enfrentan los pacientes para acceder a la medicina de cannabis que necesitan?

GW-K: Existen tres obstáculos principales:

  1. El coste: los productos de cannabis pueden ser muy caros y hacer que muchos pacientes permanezcan en la clandestinidad y utilicen medicamentos sin regulación y no probados.
  2. El acceso: en algunos lugares se prohíben los dispensarios, incluso en los estados en los que existe una ley sobre el cannabis con fines medicinales o recreativos. Y aunque la gente pueda acudir a un dispensario, existe un problema con la disponibilidad continuada de la medicina. Los dispensarios de algunas zonas tienen dificultades para mantener los productos en las estanterías.
  3. La sobrerregulación: muchos estados con leyes sobre el cannabis medicinal limitan el número de diagnósticos que los pacientes pueden utilizar para obtener una tarjeta médica. Por ejemplo, el dolor crónico es el diagnóstico usado por más del 90% de los pacientes para tener acceso al cannabis. Algunos estados ni siquiera permiten que el dolor crónico sea una patología cualificada. La Academia Nacional de Ciencia, Ingeniería y Medicina concluyó (tras una revisión de más de 10 000 estudios) que hay pruebas significativas de que el cannabis es eficaz en el dolor crónico en los adultos.

SR: ¿Cómo puede el acceso al cannabis empoderar específicamente a las personas que tal vez no hayan tenido la oportunidad de consumirlo antes?

GW-K: No importa el color, la confesión religiosa, la orientación sexual, o el género, todos merecemos sentirnos bien. ¿Qué significa sentirse bien? Significa la capacidad de ser un miembro productivo y contribuyente de la sociedad, y de disfrutar de una cierta calidad de vida adecuada para todos los miembros de la sociedad. El estado actual de bienestar significa no sentir dolor o un mínimo dolor en nuestros cuerpos, descansar todas las noches (o la mayoría de ellas), estrés, ansiedad y depresión mínimos, y una vida sexual saludable. Es muy difícil vivir en esta sociedad siendo una persona de color, especialmente los hombres.

Las personas con pocos ingresos suelen padecer todo lo anterior. Permitir que las personas tengan acceso al cannabis puede mejorar la salud y hacerles sentir que pueden ser miembros contribuyentes de la sociedad.

La industria del cannabis ha excluido, en su mayor parte, a las personas de color. Uno de los requisitos para participar en la industria es la capacidad de pasar una verificación de antecedentes. Debido a que las personas de color son el blanco desproporcionado de la posesión de cannabis, muchas no pueden pasar una verificación de antecedentes.

Las mujeres suelen quedar excluidas por muchas de las mismas razones por las cuales se excluye a las minorías: la economía y la mentalidad arcaica. Uno de los mitos comunes es que «las mujeres son un segmento de mercado emergente de nuevos consumidores de cannabis». La realidad es que las mujeres ya consumen cannabis con la misma frecuencia que los hombres. Sin embargo, existe un elemento diferenciador clave: las mujeres consumen cannabis por distintas razones. Por ejemplo, si hablamos del número de personas que usan cannabis como ayuda para conciliar el sueño, las mujeres superan a los hombres, 68% a 58%. Existen más probabilidades de que las mujeres consuman cannabis antes de acostarse.

Un mercado de cannabis plenamente maduro deberá dirigirse por igual a hombres y mujeres. Pero puede y probablemente evolucionará de formas únicas para abordar las diferentes necesidades y deseos de cada sexo. La comprensión y el uso del cannabis puede ser un gran avance para ayudar a gestionar las enfermedades crónicas de todo el mundo.