Los ensayos clínicos más importantes que se están llevando a cabo en el mundo

Por Mike Tagen

Michael Tagen, Ph.D. es socio de Verdient Science, una empresa de consultoría centrada en el desarrollo de medicamentos a base de cannabinoides. Es licenciado en neurociencia y doctor en farmacología. Ha pasado los últimos 11 años trabajando en ensayos clínicos y desarrollo de fármacos en oncología, inflamación y dolor.

Los cannabinoides como el Δ9-tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CDB) son algunas de las moléculas más estudiadas del mundo. Una búsqueda de THC, por ejemplo, revela aproximadamente 10.000 publicaciones científicas en Pubmed. Aunque muchos de estos estudios se basan en el abuso o en los mecanismos básicos de cómo interacciona con el cuerpo, se centran cada vez más en las aplicaciones médicas.

Los medicamentos que incluyen THC o CBD (o una mezcla de ambos) han sido aprobados por muchas agencias reguladoras en todo el mundo. Las afecciones médicas en las que se han aprobado medicamentos a base de cannabinoides incluyen poco apetito en pacientes con SIDA, náuseas y vómitos de la quimioterapia contra el cáncer, espasticidad muscular por esclerosis múltiple y ciertos tipos de epilepsia resistente al tratamiento.

Hay muchas otras afecciones médicas en las que hay indicios de que los cannabinoides podrían ser útiles. Esta información suele provenir de casos anecdóticos y, en algunos casos, está respaldada por pruebas en modelos animales de enfermedades. Sin embargo, muy pocos han completado el nivel de pruebas rigurosas en ensayos clínicos que serían necesarios para su aprobación como medicamento.

Se han iniciado muchos ensayos clínicos nuevos de cannabinoides en los últimos años y actualmente hay más de 100 ensayos activos en este momento. Si bien las restricciones federales a las pruebas clínicas de cannabinoides en Estados Unidos han retrasado la investigación, muchos otros países han hecho contribuciones importantes. Los resultados de estos estudios nos ayudarán a comprender qué condiciones específicas tienen el mejor potencial terapéutico.

A continuación, resaltaré algunas de las afecciones médicas en las que hay ensayos clínicos en curso de medicamentos a base de cannabinoides. Aunque esta no es una lista exhaustiva, he elegido áreas donde hay varios ensayos en curso o afecciones para las cuales una gran cantidad de personas consumen cannabis. Sin embargo, es importante recordar que la mayoría de estos estudios son pequeños y se necesitarán muchos más años de pruebas para confirmar sus efectos.

  1. Dolor crónico
  2. Ansiedad
  3. Cáncer
  4. PTSD
  5. Dependencia de drogas

1. Dolor crónico

El dolor crónico es una de las afecciones médicas más prevalentes en el mundo. Un estudio reciente estimó que el 20 % de los adultos estadounidenses sufren dolor crónico. Las encuestas muestran que también es una de las razones más comunes para el uso de cannabis medicinal.

Ya se han completado varios ensayos clínicos importantes de cannabinoides y dolor crónico, pero algunos resultados han sido contradictorios y todavía hay mucho que no entendemos. Las pruebas clínicas todavía están en curso, con cerca de 20 ensayos en curso de cannabinoides en diferentes tipos de dolor crónico. Estos incluyen estudios de dolor por cáncer, dolor musculoesquelético, dolor neuropático y dolor asociado a afecciones específicas, como la enfermedad inflamatoria intestinal y la enfermedad de Parkinson.

Con tantos estudios en curso, es difícil elegir unos pocos para resaltar. Sin embargo, un área que me parece emocionante es la interacción entre los cannabinoides y los opioides. Los casos anecdóticos describen que la adición de cannabinoides (THC y / o CDB) al régimen de medicamentos para el dolor de un paciente da como resultado un mejor control del dolor, incluso al tiempo que les permite reducir significativamente su dosis de opioides y mejorar el funcionamiento diario. Este "efecto ahorrador de opioides" está respaldado por estudios en animales, pero todavía se necesitan datos adicionales de estudios clínicos.

Un estudio clínico que está llevando a cabo el Instituto de Psiquiatría del Estado de Nueva York está evaluando los efectos analgésicos de un opioide llamado oxicodona cuando se combina con cannabis vaporizado con diferentes proporciones de THC: CBD. Este estudio utiliza dolor inducido experimentalmente en voluntarios sanos. Aunque este enfoque tiene algunas ventajas, aún será necesario confirmar los resultados en pacientes con dolor. Este estudio comenzó en abril de 2019 y su finalización está programada para 2021.

2. Ansiedad

El CBD se ha promovido con frecuencia como agente ansiolítico. Esto está avalado por modelos animales y ensayos clínicos, pero todavía carecemos de información clave. Las dosis únicas de CBD disminuyeron la ansiedad aguda en los estudios clínicos, pero solo a una dosis de varios cientos de miligramos, lo cual está muy por encima de la dosis recomendada por la mayoría de los productos.

¿Cómo podemos conciliar este requisito de una dosis alta con el hecho de que la mayoría de las personas toman dosis diarias que son solo de decenas de miligramos? ¿Es el efecto ansiolítico a dosis más bajas solo un efecto placebo? ¿O pueden las dosis más bajas realmente ser efectivas cuando se administran a diario? Hasta ahora, no se han realizado estudios clínicos que hayan examinado la dosis diaria para la ansiedad para responder estas preguntas.

Dos ensayos clínicos iniciados recientemente proporcionarán resultados que llenarán este vacío en nuestro conocimiento. Uno de estos ensayos clínicos se está llevando a cabo en el Hospital Psiquiátrico McLean en Massachusetts. Este estudio está evaluando una dosis diaria de 30 mg de CDB como tintura sublingual durante 4 semanas en sujetos con ansiedad. Hay una fase preliminar abierta donde los sujetos sabrán que están recibiendo CDB. Esta fase comenzó en agosto de 2018 y su finalización está programada para 2019. Una vez que se complete esta fase, se puede iniciar una segunda fase que será doble ciego y controlada con placebo.

3. Cáncer

El uso de cannabinoides para tratar el cáncer se ha estudiado muy poco en los seres humanos. Hay evidencia de estudios de laboratorio sobre s actividad contra el cáncer contra algunos tipos de tumores. Sin embargo, los resultados de estos modelos de tumores a menudo no se traducen a los seres humanos. Además, hay mucha información que solo puede obtenerse de estudios humanos. Aunque algunos sitios web promocionan los cannabinoides como una "cura" para el cáncer, actualmente hay poca evidencia científica de estudios clínicos que respalde estas afirmaciones generales.

Un tipo de tumor específico en el que hemos visto actividad anticancerosa de los cannabinoides en estudios en seres humanos es el glioblastoma (también llamado glioblastoma multiforme o GBM). Esta enfermedad tiene un pronóstico extremadamente malo, ya que solo alrededor del 10 % de los pacientes viven 5 años o más después del diagnóstico. Los tratamientos experimentales recientes han tenido poco éxito, lo que contribuye a la desesperación de los pacientes por encontrar nuevas opciones.

El THC y el CBD han mostrado actividad antitumoral contra el glioblastoma en modelos animales. De hecho, estos cannabinoides fueron capaces de trabajar sinérgicamente con temozolomida, que es un agente de quimioterapia de uso habitual en el glioblastoma. Esto llevó a GW Pharma a probar una combinación de THC: CBD en un ensayo clínico de glioblastoma, con prometedores resultados (véase la nota de prensa).

Ahora el Grupo Español de Investigación en Neurooncología (Grupo Español para Neurooncología) está iniciando un nuevo ensayo clínico. En este estudio participarán 30 pacientes con GBM recién diagnosticado y se evaluará cómo toleran la combinación del tratamiento estándar de elección (temozolomida y radioterapia) y el producto TN-TC11G que contiene THC y CBD en una proporción de 1:1. Este estudio se inició en marzo de 2019 y está previsto que se complete en 2020. Aunque este ensayo será relativamente pequeño y se centrará más en la seguridad, podría ser un paso hacia que los cannabinoides sean un importante avance en el tratamiento de esta enfermedad.

4. PTSD

El trastorno de estrés postraumático (TEPT) es una afección de salud mental incapacitante caracterizada por síntomas de ansiedad persistentes después de experimentar un trauma. Varios estudios han examinado los efectos de los cannabinoides en pacientes con trastorno de estrés postraumático, pero estos solo pueden considerarse preliminares debido al tamaño pequeño o al diseño del estudio débil. A pesar de la falta actual de pruebas sólidas, las encuestas muestran que muchos pacientes con TEPT han recurrido al cannabis para controlar los síntomas.

Los cannabinoides se pueden usar simplemente para controlar los síntomas (por ejemplo, mejorar el sueño), pero también tienen el potencial de mejorar la evolución de la enfermedad al facilitar algo llamado "extinción del miedo". Después de un evento traumático puede formarse un recuerdo del miedo, que es lo que subyace al trastorno de estrés postraumático. El impacto de los recuerdos del miedo normalmente se desvanece con el tiempo debido a la extinción del miedo. Pero este proceso a menudo se ve afectado en los pacientes con TEPT, lo que lleva al mantenimiento de los recuerdos del miedo.

Encontré 7 ensayos clínicos en curso que están probando cannabinoides en pacientes con TEPT, y varios de estos están enfocados específicamente en la extinción del miedo. En un ejemplo, la Wayne State University in Michigan está realizando un estudio clínico en el que se están evaluando los efectos del THC. Este estudio formará inicialmente un recuerdo del miedo en pacientes con trastorno de estrés postraumático al asociar una imagen con un estímulo aversivo como un ruido fuerte. Al día siguiente, los pacientes recibirán THC oral o placebo antes de volver a ver la imagen. En visitas posteriores, la extensión de la extinción del miedo se evaluará mostrando a los sujetos la imagen y midiendo los niveles de ansiedad, las respuestas fisiológicas y la actividad cerebral. Este estudio comenzó en junio de 2017 y está programado que finalice a finales de 2019.

5. Dependencia de drogas

La dependencia de drogas es un problema grave. Esto nunca ha sido más obvio que en los últimos años, cuando las muertes por sobredosis de opioides en Estados Unidos se han disparado. Pero, a pesar del daño causado por una variedad de drogas adictivas, como el alcohol y la nicotina, las opciones de tratamiento efectivas siempre han sido escasas.

El CBD puede representar una nueva herramienta para tratar la dependencia de drogas. El sistema de recompensa del cerebro se desregula después de desarrollar dependencia a las drogas, y este cannabinoide puede revertir algunos de estos cambios. El CBD puede interaccionar con el sistema endocannabinoide y varios sistemas neurotransmisores que son importantes para la regulación de la recompensa y la búsqueda de drogas.

El CBD reduce el comportamiento de búsqueda de drogas en animales para diversas drogas adictivas diferentes. Ahora se está probando la capacidad del CDB para combatir la adicción en varios ensayos clínicos, incluidos estudios en pacientes con dependencia del alcohol, dependencia de la cocaína y dependencia de los opioides.

Por ejemplo, la Universidad de California, Los Ángeles, está llevando a cabo un estudio clínico sobre la dependencia de opiáceos. Este estudio evaluará a los pacientes dependientes de opioides que se someten a tratamiento residencial con el uso de buprenorfina y naloxona. Estos pacientes serán aleatorizados para recibir placebo o una solución oral de CDB, en dosis de 700 o 1400 mg. Durante 4 semanas de tratamiento, se evaluará a los pacientes por su deseo de tomar opioides y varios otros síntomas de dependencia de drogas. El comienzo de este estudio está programado para junio de 2019 y finalizará en 2021.

Los resultados prometedores en estos ensayos podrían impulsar al CDB como una nueva opción de tratamiento importante en la dependencia de drogas. Hay una ironía en esto: la Guerra contra las Drogas suprimió la investigación médica sobre los cannabinoides en EE. UU., pero es esta misma investigación la que puede terminar ayudando a los pacientes que padecen la dependencia de las drogas.

Conclusión

Hay muchos ensayos clínicos emocionantes de cannabinoides que están actualmente en curso. Esta lista solo contiene algunos ejemplos, pero hay muchas más afecciones médicas para las cuales se están probando los cannabinoides. Actualmente estoy esperando los resultados de estos ensayos y muchos otros, que nos ayudarán a comprender mejor cómo se podrían usar los cannabinoides para ayudar a los pacientes con diferentes afecciones médicas.