Agosto 2017 - Estudio de la Calidad de Vida Relacionada con la Salud en usuarios terapéuticos de cannabis

Por José Carlos Bouso

José Carlos Bouso es Psicólogo Clínico y doctor en Farmacología. Sus áreas de interés son la psicofarmacología y las propiedades terapéuticas de los entactógenos, los psicodélicos y el cannabis. Ha realizado investigación terapéutica con MDMA, investigación farmacológica con diferentes sustancias de origen tanto vegetal como sintético, así como estudios de los efectos neuropsicológicos a largo plazo de sustancias como el cannabis, la ayahuasca y la cocaína. Es autor del libro "Qué son las drogas de síntesis", y co-autor de “¿La marihuana como medicamento? Los usos médicos y terapéuticos del cannabis y los cannabinoides" y de "Ayahuasca y salud". Sus investigaciones se han publicado en revistas científicas. Actualmente, es Director de Proyectos Científicos de la Fundación ICEERS.

En junio de 2013 el Comité Ético de Investigació Clínica del Parc de Salut de Barcelona, autorizó el estudio objeto de este informe titulado: "Estudio de seguimiento de la Calidad de Vida Relacionada con la Salud (CVRS) en socios terapéuticos de clubes y asociaciones cannábicas con una enfermedad crónica".

Se trataba de un estudio ambicioso que pretendía: 1) realizar un censo aproximado de las personas que utilizan cannabis en España con fines médicos; 2) realizar un seguimiento de su calidad de vida; 3) valorar la seguridad del uso medicinal del cannabis a lo largo de los años; y 4) poner en relación las variables de calidad de vida con determinados parámetros biológicos como son las concentraciones de los diferentes cannabinoides encontrados en sus pelos (que son un indicador de los cannabinoides ingeridos), determinados neurotransmisores endocannabinoides, hormonas y sistema inmunitario. Desafortunadamente, no obtuvimos fondos para realizar estas tres últimas pruebas, pero sí para realizar las valoraciones sobre calidad de vida, tomar muestras de pelo y, en los próximos meses, analizar todo el material que tenemos. Debido a la poca participación por parte de los pacientes, no se consiguió alcanzar la muestra que se pretendía (200 pacientes), y, además, los participantes fueron cayendo en las diferentes evaluaciones. En total, se realizaron 7 evaluaciones, separadas cada una de ellas por 4 meses. En cada evaluación, los participantes debían rellenar una serie de cuestionarios que evaluaban la seguridad y eficacia de su tratamiento con cannabis. Con fecha de 30 de julio de 2017 se dio por concluido el estudio en el que participaron en total:

  • 1ª evaluación: 71 sujetos
  • 2ª evaluación: 40 sujetos
  • 3ª evaluación: 25 sujetos
  • 4ª evaluación: 19 sujetos
  • 5ª evaluación: 9 sujetos
  • 6ª evaluación: 4 sujetos
  • 7ª evaluación: 3 sujetos

Debido a la baja permanencia de los sujetos participantes en el estudio, se decidió hacer un subestudio 2 que permitiera complementar la información recogida en el estudio previo.

El estudio planteado originalmente contemplaba diferentes escalas de valoración de la Calidad de Vida y de la seguridad del tratamiento continuado con cannabinoides con diferentes cuestionarios validados que evaluaban Calidad de Vida Relacionada con la Salud (incluyendo calidad del sueño y alivio del dolor), así como cuestionarios que evaluaban la seguridad del tratamiento basados en el seguimiento de efectos psicológicos.

El segundo estudio planteado, que se inició en marzo de 2017 y que se cerrará el 30 septiembre de 2017, consiste en la elaboración de una serie de indicadores de salud destinado a conocer cuál es el estado general de salud de las personas enfermas que consumen cannabis con fines medicinales. Estos indicadores están extraídos de diferentes encuestas de salud de diferentes países y/o comunidades autónomas, principalmente de las encuestas de Salud de la Generalitat de Cataluña. El objetivo de este segundo subestudio es poder comparar el estado de salud de los usuarios de cannnabis medicinal con el estado de salud de la población enferma crónica general de Cataluña, sobre todo centrada en gasto médico y farmacéutico. Diferentes estudios publicados recientemente han mostrado que muchos enfermos sustituyen medicamentos para la ansiedad y el dolor por el cannabis, y que esto tiene una repercusión directa en el sistema general sanitario. Con este subestudio, del que llevamos ya evaluados a 75 pacientes, siendo la idea llegar al menos a 100, pretendemos aportar evidencias locales al respecto. Este subestudio se terminará el 30 de septiembre de 2017.

En conclusión: El estudio titulado "Estudio de seguimiento de la Calidad de Vida Relacionada con la Salud (CVRS) en socios terapéuticos de clubes y asociaciones cannábicas con una enfermedad crónica" ya está finalizado y en proceso de análisis de resultados, los cuales se complementarán con un nuevo subestudio titulado "Cuestionario de Salud en usuarios medicinales de Cannabis con Enfermedades crónicas". Este segundo estudio estará abierto hasta el 30 de septiembre de 2017. Una vez recogidos los resultados de ambos subestudios, el análisis de los datos se realizará durante los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2017. A finales de 2017 se entregará a la Fundación Canna un informe completo con los resultados de ambos estudios y se iniciará la escritura de los correspondientes manuscritos para publicar los resultados en revistas científicas relacionadas con la temática del cannabis medicinal y la investigación en cannabinoides.